El constructivismo estudia la naturaleza del conocimiento humano, asumiendo que el aprendizaje es esencialmente activo, es decir, que se construye día a día según las experiencias de cada individuo